La vía de trascendencia - Escribe: Lic. Alejandro D. Gatti


La vía de trascendencia      - ¿Qué es cambiar para ti?

Basado en historias no verdaderas

Por Lic. Alejandro D. Gatti


Puesto que existimos en programas, en automatismos, mediante referentes y presos de infinidad de procesos inconscientes que son estimulados contantemente por la actividad diaria y cotidiana de manifestación en las mil formas del mundo (estímulos) que conocemos, y dado que ello sucede gracias a nuestra forma de percibir el entorno, podemos afirmar entonces que hemos estado siendo “controlados por el entorno”. Si todo el tiempo, cada vez recreamos la misma rutina tras abrir los ojos por la mañana, ¿no sientes que has entrado al programa? Cada día hacemos las mismas cosas, vemos a las mismas personas, realizamos al mismo trabajo, etc. Hasta hoy hemos funcionado en modalidad semi-robótica. ¿Eh, de qué estás hablando? Prometo ampliar y clarificar.

En este momento dónde hemos sido dirigidos hacia el aislamiento, donde hemos “parado de recibir estímulos conocidos que reactivan una y otra vez aquellos automatismos”, justo ahora se abre la brecha. Si, la brecha de trascendencia… ¡Deja de focalizar en el virus y la pandemia! Imagina que quisieras hacer por propia voluntad un “retiro del mundo”, pero no puedes ir al Tíbet o a una cueva en la montaña, entonces no habría salida. Siempre estaríamos dentro del programa… pero ahora, ¿qué sucede con este tiempo “fuera de la matrix”? ¿Y si este momento fuera aquella oportunidad para resetear el programa? ¿No te gustaría resetearte? Suena como refrescante de solo pensarlo. ¿Si o no?

Se piensa que se necesitan al menos 21 días (más para polo energético masculino), o 28 días (más para polo energético femenino) para cambiar un hábito. ¿Qué dirías si esta cuarentena durara 28 días? ¿Casualidad? Claro, falta un poco… después de que el cambio de hábito se produce, se requieren 90 días de consolidación (3 meses de reorganización del mundo) ¿Lo escuchaste por ahí decir estos días? Estos plazos aplican si nos referimos al condicionante espacio-temporal de la tercera dimensión. Esto es así porque nuestra percepción del tiempo también es una consecuencia de “estar en el programa”, digamos que es un condicionante impuesto por el programa. ¿Ok? Bien, tal es así que para quienes han practicado salir del programa y manifestarse en una realidad más cuántica (menos subconciente y más conciente), estos cálculos no aplican y el cambio de realidad (escenario) sucede instantáneamente.

Entonces, volviendo a la pregunta inicial: ¿Qué es cambiar para ti?, resulta más que obvio que dependerá de si estás dentro o fuera del programa-Matrix. Si has estado adentro a tiempo completo, puedes imaginar un escenario de +/- 120 días de incertidumbre. Aquí quiero hacer un paréntesis importante. La incertidumbre es mucho peor, hablando en términos de estimulación del sistema nervioso autónomo-simpático, que cualquier certeza. El ciervo que, pastando en el bosque, percibe un movimiento de un arbusto, activa todo su mecanismo de alerta al 100 para afrontar instintivamente lo que aparezca.

Para el ciervo esto puede durar algunos minutos, hasta que se relaja y sigue pastando, luego de ver salir detrás del arbusto a un conejo o hasta que escapa o es devorado si se trataba del león. ¡Pero nosotros somos humanos, y nuestra arrogancia a veces puede jugarnos en contra!

Si permaneces en la incertidumbre, toda la tensión se mantiene. La estimulación de las amígdalas cerebrales envía señales de peligro a todo el sistema nervioso mientras la incertidumbre permanece. Cascadas hormonales comienzan a esparcirse por todo el organismo, esencialmente noradrenalina, adrenalina y cortisol. Estas son las llamadas “hormonas del stress”, porque estimulan los mecanismos que preparan al organismo para huir, contraatacar o paralizarse.

Luego de este paréntesis técnico, volvemos a las posibilidades. Salir del programa requiere dos pasos:

1-Tomar conciencia de que estoy en él.

2-Dar un paso hacia la re-conexión con el interior (meditación/naturaleza/arte/creatividad/tranquilidad) y sostenerlo. Esto acelerará el proceso de reseteo y disminuirá la incertidumbre – pudiendo aparecer sintomatología física variada (la intensidad dependerá de la distancia de cada individuo con su propia esencia), mucho cansancio, agotamiento, dolor osteoarticular, taquicardia, dolor abdominal, fiebre, etc. (ninguno de estos síntomas tiene que ver con el hipotético COVID-19).

En términos emocionales y comportamentales los más identificados con la materia (tercera dimensión y las personas emocionalmente vulnerables) podrán experimentar desorientación, ira/enojo, miedo, angustia, desesperación, estado de alerta permanente, comportamientos extraños, megalomanía, entre otras variaciones.

Aquí la referencia es en términos biológicos como el campo de manifestación de los procesos más intensos, relacionados de manera directamente proporcional a la intensidad con la que se haya permanecido identificado en el programa/matrix.

Para los “más cuánticos” los procesos son en el campo de la conciencia y de la percepción, mucho menos en el campo psicofisiológico. En este ámbito las consecuencias son de afección del campo bio-energético y de la frecuencia/resonancia cardíaca, requiriéndose una intensificación de las practicas tendientes al fortalecimiento del campo. Como ya he mencionado anteriormente, el estado de trascendencia a frecuencias de onda más ligeras y sutiles estimulará inevitablemente el deseo de introspección, respiración consciente, meditación, yoga e intercambio bioenergético con la naturaleza, pudiendo experimentarse, en ocasiones, cefaleas, aumento de sensorialidad (hipersensibilidad auditiva/visual/olfativa) y aumento de sensibilidad del sistema nervioso periférico (con leve dolor nervioso), todo ello producto de la aceleración de partículas cuánticas en el cambio de la percepción espacio-temporal.

Además, y en este caso como beneficio secundario, traerá de regalo el efecto de bienestar, alegría y placer de la mano de dos o tres neurotransmisores muy necesarios para este tiempo y para estos seres: la serotonina, la oxitocina y las endorfinas. Estos beneficios estarán disponibles para todos los niveles experienciales y dimensionales en cuanto se practique la estimulación de los mismos.

Puedes ver cómo en el Video “El lado positivo del Corona – “Volver a casa, volver al corazón” - PARTE 11 del 27-03-2020 (https://www.youtube.com/watch?v=CZT2oSUNr_0&t=19s)

Recuerda que mis palabras están basadas en historias no verdaderas…

¿Qué piensas tú?

  • Lic. Alejandro D. Gatti 
  • Instagram: @alejandrogatti.ok
  • Facebook: Alejandro D. Gatti / Ser Bio Conciente
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.